Tag Archive: primera


La primera planta sudamericana que producirá anticuerpos monoclonales, proteína que se utiliza contra distintos tipos de cáncer y artritis reumatoidea, fue inaugurada por la Presidenta en Munro.

La fábrica, cuya primera producción estará lista a fines de julio, producirá en principio los anticuerpos monoclonales para utilizar en tratamientos contra el Linfoma de Hodgkin, el cáncer de mama, pulmón y colon, y contra la artritis reumatoidea.

“La ventaja que tienen estos tratamientos es que son estrategias por blancos celulares, es decir, van dirigidas específicamente a las `celúlas malas`, lo que produce mucho menos efectos secundarios que la quimioterapia o los rayos”, explicó a Télam Esteban Corley, director de Desarrollo de Negocios de PharmADN, la empresa que creó la planta.

El especialista explicó que “no obstante, en el cáncer se atacan varios blancos a la vez, por lo que estos tratamientos se utilizan junto a los otros, y no de forma exluyente”.

En Argentina el 100% de los tratamientos que se realizan con anticuerpos monoclonales es importado, lo que genera para el Estado y los sistemas de seguridad social un gasto de 250 millones de dólares anuales.

“Lo original de esta planta es que por primera vez en América Latina se va a producir el principio activo, que sería como el corazón de los medicamentos que se usan para los tratamientos con anticuerpos monoclonales”, explicó Analía Pesce a Télam, directora de Calidad de la empresa.

Los anticuerpos monoclonales fueron descubiertos por el científico argentino César Milstein, lo cual le valió el Premio Nobel de Medicina en 1984.

A la hora de explicar qué es un anticuerpo monoclonal, Mauricio Seigelchifer, director de Investigación y Desarrollo de PharADN, describió que “cuando uno se infecta el cuerpo se defiende con distintos mecanismos. Uno de ellos es la generación de decenas de anticuerpos, que son proteínas, contra ese elemento extraño que se denomina antígeno. Entonces, el anticuerpo es, en principio, una molécula específica que ataca un antígeno”.

Seigelchifer detalló que “el cuerpo desarrolla anticuerpos policlonales, es decir que contra un virus el cuerpo desarrolla decenas de clases de anticuerpos producidos por distintas células”.

“Lo que el Milstein logró fue aislar líneas celulares que producían un solo tipo de anticuerpos e inmortalizar estas células. A esto lo llamó `hibridomas originales` que producen anticuerpos monoclonales. Conceptualmente sería un solo tipo de anticuerpos que atacan un solo antígeno”, explicó.

El especialista señaló que “inmediatamente Milstein se dio cuenta de que si esos anticuerpos eran dirigidos contra un virus, células oncogénicas o cualquier otra podían tener una aplicación en la industria farmacéutica muy importante”.

“No obstante -aclaró Seigelchifer para demostrar la grandeza del Premio Nobel- Milstein decidió por una cuestión ideológica no patentar su descubrimiento porque consideró que debía ser patrimonio de la humanidad”.

Al describir este proceso en la actualidad, y específicamente en la planta de PharmADN, el científico señaló que “hoy estos anticuerpos se producen usando ingeniería genética”.

“Lo que se hace es inmortalizar en laboratorios células que derivan de ovarios de hámster chino, por eso se llaman células CHO (Chinesse hamster ovary), que van a un banco celular donde uno compra cuando quiere producir anticuerpos monoclonales”, explicó.

La tarea que realizarán en el nuevo laboratorio es “modificar el ADN de las CHO con la estructura que elijamos (que va a depender de la enfermedad que se quiera atacar) obligándolas a que ellas produzcan el anticuerpo monoclonal”, informó.

“Es decir que esa modificación del ADN se hace con un solo tipo de gen por vez y, por lo tanto, se genera un solo tipo de anticuerpo por lote, aunque la plataforma (equipamiento más personal) luego sirva para fabricar otros tipos”, aclaró.

Finalmente, se filtran esos anticuerpos y se purifican, “y de ahí obtenemos la materia prima para los medicamentos”, describió sintéticamente.

Fuente: Argentina en Noticias.

Fue una avant première insospechada. Cambiaron el rojo de la alfombra por el de los buses londinenses y los pochoclos por tablets. Y mientras recorrían las locaciones en las que fue filmada la película La cabra plateada (The Silver Goat, una producción inglesa/argentina), los invitados se metieron en la historia que el director neoyorquino Aarón Brokner quiso contar. Una película de cine independiente que es la primera realizada íntegramente como una aplicación (app) para iPad.

Su lanzamiento –el viernes pasado en Londres– produjo un fenómeno de curiosos que en cuatro días se “bajaron” la aplicación a sus dispositivos en 13 países y que en 24 horas llegó a posicionar a la película en los primeros rankings de apps más compradas en el Reino Unido. “Algo que de ninguna manera podríamos haber logrado los productores de la película si hubiéramos elegido los caminos tradicionales de distribución del cine independiente, hechos con muy bajo presupuesto”, explica a Tiempo Argentino Paula Álvarez Vaccaro, productora del film.

Esta argentina radicada en Inglaterra produjo películas por completo diferentes, como Maradona by Kusturica, aquel documental sobre Diego que realizó el cineasta serbio.

Relata su experiencia en este proyecto innovador: “La diferencia central entre La cabra y las otras películas que se pueden bajar es que esas producciones no fueron hechas exclusivamente para el dispositivo. Nosotros decidimos apostar a esta tecnología por muchos motivos. Primero porque tiene una altísima definición, segundo porque el presupuesto que se requiere para hacerla es bajo y estéticamente se filmó tomando un rango de cuadro especial para su pantalla. Es una película independiente, de autor. Como productora lo que debo garantizar es la audiencia. Una película chiquitita, que no puede competir con los billones de dólares de promoción que tienen las películas del mainstream, se quedan en los festivales. Las ven 12 personas. Le hacen bien al ego del director pero no tienen público.”

La postproducción se realizó íntegramente en Buenos Aires, “en una casa que alquilamos en Palermo”, relata Vaccaro sobre la cocina de este film que ya marcó un hito en la historia del cine –o al menos en la historia de la distribución del cine– y que adelanta los cambios de usos y costumbres que se irán instalando con las nuevas plataformas tecnológicas.

“La cabra plateada” celebra el espíritu del cine independiente en blanco y negro con una historia romántica con tintes de comedia oscura, interpretada por Tom Colley (BBC Call the midwife), Alexa Brown (Mirror, Mirror) y Don McCorkindale (Layer Cake, El Poltergeist de Enfield).

Se rodó en Londres con una cámara 5D en once días y las locaciones incluyen lugares como Notting Hill, Chelsea, el Southbank, el West End e Islington. Se baja por 4,99 dólares.

–¿Cree que anticipará una revolución en los canales de distribución del cine?

–Yo me entusiasmo creyendo que sin dudas debería poder serlo. Los productores chicos podremos hacer otras películas, contar historias de cine de autor, como esta, que está hecha en blanco y negro por una decisión estética del director. Haremos otras cosas. Y se jugará en un terreno más justo.

Fuente: Tiempo Argentino.