Tag Archive: arsat


El procedimiento, dirigido desde la Estación Terrena Benavídez por técnicos de ARSAT e INVAP, permitió comprobar en vuelo el correcto funcionamiento del primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones de la Argentina.

A poco más de un mes de su lanzamiento, el ARSAT-1, el primer satélite geoestacionario argentino de telecomunicaciones, finalizó con éxito su test en órbita. El procedimiento, dirigido desde la Estación Terrena Benavídez por un equipo técnico integrado por personal de ARSAT e INVAP, permitió comprobar en vuelo que funciona correctamente.

El In Orbit Test (IOT), como se denomina a estas pruebas, se inició el 31 de octubre y terminó este martes, arrojando resultados positivos para el funcionamiento de todos los subsistemas del satélite: el térmico, el de potencia, el de aviónica y el de carga útil.

Respecto de la plataforma, se probaron los equipos del módulo de servicios (la computadora de a bordo, la unidad controladora de potencia y el módulo de interfase), los sensores (estelares, de Sol y giróscopo), los actuadores (como las ruedas de inercia, que son las que compensan el movimiento del satélite y colaboran con su estabilización) y los calentadores (que permiten, cuando el satélite no recibe luz solar, mantener su temperatura operativa, que oscila entre los 20 y los 40 grados).

También fue testeada en vuelo la carga útil. En una primera fase, se probaron los equipos nominales receptores de señal, los amplificadores y transmisores. Más tarde se chequeó el correcto funcionamiento de los equipos redundantes de recepción de comunicaciones y de amplificación de señal. Y luego se realizó el llamado mapeo de antena que, mediante leves movimientos en sentido Este, Oeste, Norte y Sur, modifica la “actitud” del satélite en relación con la Tierra. De este modo, desde la Estación Terrena Benavídez se pudo también comprobar que la antena de comunicaciones tiene la potencia correcta requerida para la prestación de servicios a cualquier punto del territorio argentino.

El equipo de técnicos e ingenieros que realizó las pruebas de IOT, que se organizó en dos turnos, estuvo abocado a la tarea desde el 31 de octubre, dos días antes del arribo del ARSAT-1 a la posición 81° Oeste, trabajando en ello seis días a la semana, de 7 a 23. La mayor parte de las pruebas se llevaron a cabo con el satélite en esa posición orbital, donde no hay ubicado ningún otro satélite que genere interferencia de radiofrecuencias.

“Durante los siete años de desarrollo del proyecto, ARSAT tomó una serie de importantes decisiones de gestión para obtener las mayores garantías de éxito en la misión ARSAT-1 –expresó Matías Bianchi, presidente de la empresa del Estado nacional creada en 2006–. El In Orbit Test no hace sino reconfirmar que hemos tomado muy buenas decisiones en la especificación del satélite, en la elección de proveedores nacionales y extranjeros, en el seguimiento y control del proceso de integración y de ensayos funcionales y ambientales, y en el aseguramiento del satélite, que sometió el trabajo de desarrollo a intensos procesos de auditoría y de revisión de procesos.”

Fuente: Argentina.ar

El satélite nacional ya se encuentra en órbita y se dispone a hacer las últimas pruebas antes de empezar a brindar servicios. Facilitará las comunicaciones en todo el país.

El primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones argentino, Arsat-1, cumplió exitosamente, uno tras otro, los eventos para lograr la posición correcta tras el lanzamiento y se encuentra en órbita, informó el presidente de la empresa nacional de soluciones satélites, Matías Bianchi.
“El satélite quedó en la posición orbital 81, en la cual se va a hacer la prueba de la carga útil (antes de estacionarlo en la órbita 72), que es lo último que queda probar”, dijo Bianchi e informó que esa etapa es la que determina los servicios que da el satélite.
“Los hitos importantes que se dieron durante la semana anterior fueron el despliegue total de los paneles solares, que son los que generan la energía, y la antena de comunicaciones, lo cual, sumado a que pudo mirar la Tierra, cierra el circuito de que tenemos un satélite”, reivindicó Bianchi.
Las pruebas que comenzaron ayer con el módulo de comunicaciones durarán un mes, a partir del cual el aparato será movido a la posición definitiva, en la órbita 72, para comenzar a prestar servicios.

Fuente: Argentina.ar

El primer satélite geoestacionario argentino, de tres toneladas de peso, fue acondicionado en el contenedor que permitirá su traslado hasta ese país, donde será lanzado al espacio a mediados de octubre.

 

El Arsat-1, que brindará servicios de televisión, acceso a internet y servicios de datos y de telefonía sobre IP a todo el territorio nacional, fue acondicionado en maniobras iniciadas ayer y culminadas hoy en la sede de Invap, en San Carlos de Bariloche.

El satélite, especificado por Arsat y diseñado e integrado por Invap, tiene previsto su traslado por tierra hasta el aeropuerto de Bariloche para el 30 de agosto.

Matías Bianchi, presidente de Arsat destacó “la decisión estratégica de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de proteger las posiciones orbitales asignadas a la Argentina con satélites nacionales” debido a que esto “le permitió al país convertirse en uno de los muy pocos países capaces de hacerlo”.

“Ya hemos sido reconocidos internacionalmente por eso: el Arsat-1 recibió las mejores tasas de mercado que haya ofrecido el mercado de reaseguros internacional”, resaltó Bianchi al asegurar que la implementación de todo el proyecto satelital “deja un enorme potencial para hacer transferencia de tecnología, sobre todo en la región latinoamericana”.

Un avión Antanov transportará al satélite argentino hasta el aeropuerto de Cayenne, en Guayana Francesa, con una escala previa en Ezeiza para realizar una recarga de combustible. Una vez que arribe a Cayenne, el satélite será nuevamente transportado por tierra hasta Kourou donde será lanzado al espacio a mediados de octubre.

La función del contenedor es proteger al satélite de posibles vibraciones o impactos que pueda sufrir como consecuencia de las condiciones de transporte y almacenamiento, y regula los valores de temperatura y humedad para proveer un ambiente apto para conservar el satélite. Para cumplir con estas funciones, el contenedor está compuesto por tres partes: una cubierta para aislar y regular las condiciones en su interior, un soporte suspendido donde se ubica el satélite totalmente integrado y una base que posee un sistema de resortes para aislar las vibraciones durante el transporte.

Una vez que el satélite está ubicado en el interior, la única conexión del contenedor con el exterior se produce a través de un filtro de aire, que nivela los cambios de presión durante el vuelo. Por otra parte, un equipo de aire acondicionado frío-calor mantiene la temperatura interior en condiciones óptimas para el satélite durante la espera en tierra y los transportes terrestres.

Fuente: Argentina.ar