Una empresa farmacéutica con sede en Estados Unidos contrató a la estatal INVAP para el diseño de dos reactores y una planta para producción de radioisótopos, insumo fundamental en la medicina nuclear.

La empresa estatal INVAP, dedicada al desarrollo de sistemas tecnológicos complejos, fue contratada por una compañía con sede en Estados Unidos para el diseño de dos reactores de investigación y producción de radioisótopos, y una planta de procesamiento de radioisótopos, que se radicarán en el estado de Florida.

La compañía Coquí Radio Pharmaceuticals, nacida en Puerto Rico, se interesó hace unos años en la producción de uranio levemente enriquecido para la obtención de Molibdeno 99, y después de un exhaustivo análisis de distintas compañías se decidió por la firma argentina.

Para Juan Pablo Ordóñez, subgerente general de INVAP y suscriptor del contrato, la conquista de un mercado tan importante “es la confirmación de la competitividad a nivel internacional que tienen, tanto INVAP, como el sector nuclear argentino y la tecnología argentina en general. Actualmente, tenemos contratos en el área nuclear en Arabia Saudita, Argelia, Brasil, India y ahora Estados Unidos”.

En el reactor desarrollado por INVAP para la empresa Coquí Radio Pharmaceuticals se irradian blancos de uranio levemente enriquecido. La fisión del uranio en los blancos produce, entre otros muchos productos de fisión, Molibdeno 99.

“Con Coquí Pharmaceuticals venimos trabajando desde hace varios años en el estudio de esta posibilidad, que empieza a concretarse con este primer contrato. El acuerdo firmado es por el diseño de los reactores y la planta de producción. El contrato por la fabricación de las instalaciones se firmará una vez que la autoridad regulatoria nuclear de Estados Unidos haya otorgado el permiso de construcción”, señala Ordoñez.

Desde la empresa farmacéutica informaron que los reactores y la planta estarán operativos en 2020, y se transformará en la primera compañía en Estados Unidos en producir comercialmente el insumo de todas las prácticas y estudios de la medicina nuclear. Sobre los costos del emprendimiento y el monto del contrato con INVAP, las partes evitaron dar precisiones por ser información reservada a los inversores.

Los dos reactores tendrán capacidad de aproximadamente 10 megawatts de potencia y serán específicos para la producción de radioisótopos, en conjunto con la planta de procesamiento. La tecnología utilizada y el método de producción es un desarrollo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

La iniciativa se suma a los proyectos ya finalizados por INVAP en el área nuclear, como el reactor multipropósito OPAL para Australia, que demandó una inversión de 250 millones de dólares.

Además, en cooperación con la CNEA, se trabaja en el RA10, otro reactor multipropósito que se construirá en la localidad de Ezeiza, con una inversión nacional de 300 millones de dólares.

Fuente : Argentina.ar

Anuncios