El procedimiento, dirigido desde la Estación Terrena Benavídez por técnicos de ARSAT e INVAP, permitió comprobar en vuelo el correcto funcionamiento del primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones de la Argentina.

A poco más de un mes de su lanzamiento, el ARSAT-1, el primer satélite geoestacionario argentino de telecomunicaciones, finalizó con éxito su test en órbita. El procedimiento, dirigido desde la Estación Terrena Benavídez por un equipo técnico integrado por personal de ARSAT e INVAP, permitió comprobar en vuelo que funciona correctamente.

El In Orbit Test (IOT), como se denomina a estas pruebas, se inició el 31 de octubre y terminó este martes, arrojando resultados positivos para el funcionamiento de todos los subsistemas del satélite: el térmico, el de potencia, el de aviónica y el de carga útil.

Respecto de la plataforma, se probaron los equipos del módulo de servicios (la computadora de a bordo, la unidad controladora de potencia y el módulo de interfase), los sensores (estelares, de Sol y giróscopo), los actuadores (como las ruedas de inercia, que son las que compensan el movimiento del satélite y colaboran con su estabilización) y los calentadores (que permiten, cuando el satélite no recibe luz solar, mantener su temperatura operativa, que oscila entre los 20 y los 40 grados).

También fue testeada en vuelo la carga útil. En una primera fase, se probaron los equipos nominales receptores de señal, los amplificadores y transmisores. Más tarde se chequeó el correcto funcionamiento de los equipos redundantes de recepción de comunicaciones y de amplificación de señal. Y luego se realizó el llamado mapeo de antena que, mediante leves movimientos en sentido Este, Oeste, Norte y Sur, modifica la “actitud” del satélite en relación con la Tierra. De este modo, desde la Estación Terrena Benavídez se pudo también comprobar que la antena de comunicaciones tiene la potencia correcta requerida para la prestación de servicios a cualquier punto del territorio argentino.

El equipo de técnicos e ingenieros que realizó las pruebas de IOT, que se organizó en dos turnos, estuvo abocado a la tarea desde el 31 de octubre, dos días antes del arribo del ARSAT-1 a la posición 81° Oeste, trabajando en ello seis días a la semana, de 7 a 23. La mayor parte de las pruebas se llevaron a cabo con el satélite en esa posición orbital, donde no hay ubicado ningún otro satélite que genere interferencia de radiofrecuencias.

“Durante los siete años de desarrollo del proyecto, ARSAT tomó una serie de importantes decisiones de gestión para obtener las mayores garantías de éxito en la misión ARSAT-1 –expresó Matías Bianchi, presidente de la empresa del Estado nacional creada en 2006–. El In Orbit Test no hace sino reconfirmar que hemos tomado muy buenas decisiones en la especificación del satélite, en la elección de proveedores nacionales y extranjeros, en el seguimiento y control del proceso de integración y de ensayos funcionales y ambientales, y en el aseguramiento del satélite, que sometió el trabajo de desarrollo a intensos procesos de auditoría y de revisión de procesos.”

Fuente: Argentina.ar

Anuncios