El satélite nacional ya se encuentra en órbita y se dispone a hacer las últimas pruebas antes de empezar a brindar servicios. Facilitará las comunicaciones en todo el país.

El primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones argentino, Arsat-1, cumplió exitosamente, uno tras otro, los eventos para lograr la posición correcta tras el lanzamiento y se encuentra en órbita, informó el presidente de la empresa nacional de soluciones satélites, Matías Bianchi.
“El satélite quedó en la posición orbital 81, en la cual se va a hacer la prueba de la carga útil (antes de estacionarlo en la órbita 72), que es lo último que queda probar”, dijo Bianchi e informó que esa etapa es la que determina los servicios que da el satélite.
“Los hitos importantes que se dieron durante la semana anterior fueron el despliegue total de los paneles solares, que son los que generan la energía, y la antena de comunicaciones, lo cual, sumado a que pudo mirar la Tierra, cierra el circuito de que tenemos un satélite”, reivindicó Bianchi.
Las pruebas que comenzaron ayer con el módulo de comunicaciones durarán un mes, a partir del cual el aparato será movido a la posición definitiva, en la órbita 72, para comenzar a prestar servicios.

Fuente: Argentina.ar

Anuncios