La Asignación Universal por Hijo (AUH) de cuya puesta en marcha se cumplen mañana cinco años, permitió garantizar un piso de ingreso para todas las familias argentinas y, en virtud de su “capacidad para articularse con otras políticas públicas”, contribuyó a fortalecer el acceso a otros derechos básicos esenciales como la salud, la educación y el empleo.

“Es un beneficio de estricta justicia social, es una política de Estado y una nueva concepción del Estado que viene a dar protección a todos los argentinos”, dijo el titular de la Anses, Diego Bossio, al referirse al beneficio social, que alcanza ya a 3.524.924 niños de todo el país. El funcionario dijo que “la prioridad número uno es proteger a los niños, que tengan derechos pero que también tengan obligaciones”.

Bossio anticipó algunos conceptos de un informe que están realizando los equipos técnicos de Anses junto con el doctor en ciencias económicas, escritor y consultor Bernardo Kliksberg. Los resultados preliminares permiten advertir que “hay notorias diferencias entre las familias que cobran y las que no cobran” el beneficio. Y en ese sentido enumeró diferencias en el consumo; en aspectos de higiene y limpieza; pero especialmente en la escolarización: “hay más chicos en la sala de 4 años”, dijo Bossio y también aumentó la incidencia -cerca de un 8%- en la escuela secundaria de los chicos que reciben la AUH que quienes no la reciben.

Además, Bossio destacó que de la investigación se desprende que las familias que reciben la AUH “tienden a buscar más trabajo” lo que desmitifica muchos prejuicios. “Estos estudios dan cuenta que en algunas familias el 25 por ciento de los ingresos es de la AUH y en algunos casos llega al 40”, lo que “otorga una seguridad” en esos hogares, reivindicó Bossio.

Fuente: Argentina.ar

Anuncios