Un informe publicado por el Banco Mundial (BM), ubica a nuestro país liderando la reducción del consumo de clorofluorocarbonos (CFC) que afectan la capa de ozono, bajando la emisión de este químico en un 99,5 por ciento.

El informe destaca que estos químicos comunes en refrigerantes, heladeras y aerosoles, una vez emitidos en la atmósfera, no sólo agotan la capa de ozono, sino también son gases de efecto invernadero hasta 10.000 veces más potentes que el CO2.

En su estudio el BM resalta que “los países latinoamericanos más afectados han logrado importantes avances en reducir el consumo de clorofluorocarbonos (CFC), hasta llevarlo prácticamente a cero. En Argentina, por ejemplo, el consumo bajó de 6.371 toneladas en 1995 a 28 toneladas en 2011”, logrando una reducción alcanza al 99,5 por ciento.

Al respecto, el especialista de medioambiente de dicho organismo Tuuli Bernardini, señaló que “debido a su vulnerabilidad, la Argentina ha sido uno de los países más activos en promover la protección del ozono a nivel internacional” lo cual hizo que “en enero 2010, haya completado la eliminación de los CFC y ahora se enfoque en reducir el consumo y la producción de los HCFC”.

Asimismo, el artículo destaca la preocupación de la Argentina sobre el impacto del uso de estos químicos en la Antártida: “Como miembros de la ONU, los países latinoamericanos son signatarios del protocolo y han prohibido o restringido estrictamente el uso de sustancias dañinas a la capa de ozono”

“Sin embargo -resalta- en la Antártida, la regeneración va más despacio, lo cual preocupa específicamente a la Argentina, donde el Banco Mundial ha apoyado el gobierno en eliminar los SDO desde hace 20 años”, concluye.

 

Fuente : Argentina.ar

Anuncios