La Argentina se ubica en el segundo lugar entre los países más tecnificados en agro del mundo, ya que tiene 7 millones de hectáreas sembradas con “agricultura de precisión”, según un estudio del INTA.

De sus 33 millones de hectáreas sembradas, el país cuenta con el 21,6 por ciento de esa superficie equipada con herramientas de agricultura de precisión (AP), equivalentes a 7.150.000 hectáreas, de acuerdo con un cálculo realizado por el INTA Manfredi, en Córdoba.

El estudio se hizo a partir de información relevada por la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).

“En este sentido, si se considera el área total, el equipamiento vendido y el sistema de uso de esa tecnología, la Argentina se ubica en el segundo lugar entre los países más tecnificados del mundo”, indicó el informe.

Andrés Méndez, técnico del INTA Manfredi, aseguró: “Estamos en niveles muy altos de adopción de tecnología de precisión, apenas detrás de los Estados Unidos”.

Según indicó el especialista, el liderazgo estadounidense se explica por su gran extensión y un alto porcentaje de equipamientos de precisión, dado que “seguramente todos los productores en ese país tienen alguna herramienta de agricultura de precisión”.

Países tecnificados como Alemania, Japón y Bélgica, entre otros, tienen el 100 por ciento de uso de las herramientas, pero la cantidad de hectáreas es muy inferior a la de nuestro país, y por eso los superamos”, indicó el técnico.

Esta tendencia ya cumplió una década y consolidó un mercado: el de equipos de agricultura de precisión, que sigue creciendo “a paso firme” en la Argentina, destacó INTA Informa.

Para Méndez, “su correcto uso y el manejo de insumos y cultivos, permite que los productores sean precisos y eficientes”.

En la actualidad, el mundo compra máquinas automatizadas, inteligentes, capaces de facilitar el manejo de cultivos e insumos por ambientes.

Así, el banderillero satelital, los controladores de siembra y el monitoreo de rendimiento en cosechadoras están entre las preferidas por los productores a escala nacional.

En esta línea, Méndez destacó el rol del INTA: “Se trata de un organismo líder en la agricultura de precisión que, mediante la extensión, le acerca al productor los resultados de las investigaciones, las tecnologías desarrolladas, las formas de utilizarlas y sus beneficios”.

“Esto se nota en que los países limítrofes se interesan por los desarrollos nacionales debido a que están adaptados a la medida de las necesidades de la región”, expresó.

Axel von Martini, asesor de AP, recomendó a los productores la adopción de este tipo de tecnologías debido a su fácil implementación y a los grandes beneficios obtenidos.

“En la mayoría de los casos, existen diferencias económicas entre los que las utilizan y quienes no lo hacen. Además, favorece la aplicación eficiente de los insumos reduciendo su uso hasta en un 20 %”, explicó.

Eraldo Grosso, vendedor de fertilizantes líquidos en Oncativo, Córdoba, y desarrollador de las primeras maquinarias dosificadoras, destacó la importancia de aplicar tecnología de precisión: “El productor reduce los márgenes de error y, además, obtiene información detallada de su campo que facilita la toma de decisiones. Eficientizar el sistema realmente no tiene precio”.

Fuente: Argentina en Noticias

Anuncios