Mantenido en reserva por mucho tiempo, la Fuerza Aérea lleva a cabo un proyecto con la colaboración de otros organismos del Estado tales como INVAP, CITEDEF, CONAE y el IUA que de forma interdisciplinaria aportan su conocimiento y experiencia a dicho proyecto.

Este sistema de vital importancia, asegurará y mejorará las comunicaciones de las FFAA que hoy se encuentran saturadas, también aseguraré las operaciones aéreas y proveerá de un sistema GPS nacional, fundamental para la navegación aérea, naval y terrestre, asì como también serviré de sistema de guia para armamento stand-off y de cualquier otro tipo que requiera de este sistema de guia.

El sistema consiste en la integración de diversos proyectos que están llevando a cabo los organismos antes mencionados y que se dividen en apariencia en tres niveles de acuerdo a la altura en que se encuentren. En el nivel más alto, la estratósfera, estará compuesto por una constelación de microsatélites de uso militar (y del cual la Presidenta adelantó su desarrollo en un discurso), este proyecto se denomina “Proyecto Antares”.

En un nivel más bajo, en orbita baja, estará una serie de UAV de gran tamaño que realizarán vuelos estacionarios, con el propósito de realizar reconocimiento y exploración, el UAV es de grandes dimensiones con una envergadura alar de 90 mts y capaz de tener una autonomía de seis meses en vuelo estacionario. Este proyecto se denomina “Proyecto VENO (Vehiculo Espacial No Orbital).

Ya en la atmósfera diversos aviones con diferentes equipamientos como COMMINT, ELINT y radares de alerta temprana, todos estos de desarrollo nacional, complementan el sistema. En tierra radares fijos 3D y móviles completan esta compleja y sofisticada red, que es importante señalar, serà 100% de desarrollo y fabricación nacional.

Anuncios