Con un fuerte mensaje de unidad e integración regional, los presidentes de la Argentina, Cristina Fernández, y de Uruguay, José “Pepe” Mujica, reactivaron formalmente ayer el servicio ferroviario internacional de pasajeros que volverá a unir ambos países después de más de 30 años. Muy lejos parece haber quedado el enfriamiento de las relaciones diplomáticas que provocó el conflicto por la instalación de la pastera de UPM (ex Botnia) en Fray Bentos. Ayer, la presidenta abordó en Concordia el denominado “Tren de los pueblos libres”. En Salto, luego de un trayecto de apenas media hora, la esperaba Mujica para el acto central.
“Este partido lo tenemos que ganar, nunca hemos estado tan cerca”, señaló el mandatario uruguayo. Sin embargo, lejos de mostrarse satisfecho con la reactivación del servicio ferroviario, advirtió: “Cada vez nos tenemos que juntar más.” A su turno, Cristina reforzó la idea al reclamar “un gran ejercicio de comprensión, de inteligencia para ver todo lo que hay que hacer para seguir creciendo, articulando este proceso de integración que es indetenible”. “La integración es el único camino posible”, insistió la mandataria.
El tramo que une Concordia con Salto, a través de la represa hidroeléctrica binacional de Salto Grande sobre el río Uruguay, es el primero de un recorrido que se ampliará hasta unir la ciudad bonaerense de Pilar con Paso de los Toros, en el departamento de Tacuarembó, ubicado en el centro geográfico de Uruguay. En los próximos meses se extenderá a Montevideo.
Cuando el tren arribó a la ciudad uruguaya, ambos presidentes recorrieron la formación acompañados por el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y los intendentes de Concordia, Gustavo Bordet, y de Salto, Germán Coutinho Rodríguez, y por el embajador argentino en Uruguay, Dante Dovena.
“Este es un día de fiesta pero también de compromiso”, dijo Mujica, y recordó que esas vías estuvieron abandonadas durante 30 años. “Algunos se hicieron hombres sin haber visto jamás un ferrocarril, queda mucho por hacer”, señaló, y destacó : “Vamos pasito a pasito estrechando y mejorando nuestra relación con el pueblo argentino, pueblos que nacieron en el mismo parto que nosotros.”
“La gente joven va a vivir una época de las gigantescas unidades continentales, de las supranaciones, y en ese tiempo va a haber débiles, y para no serlo hay que juntarse con nuestros iguales, y ellos son los que sueñan con comer todos los días, los que sueñan con tener una casa digna en esta América Latina tan rica”, insistió Mujica, y destacó el estrecho vínculo que une a ambas naciones: “El único lugar en todo el mundo, en todo el planeta en que los uruguayos no se sienten extranjeros, es en la Argentina.”
En tanto, Cristina destacó los desafíos que depara el futuro para las naciones emergentes. “Vemos un mundo difícil, complejo, y sabemos que toda la riqueza que tiene nuestra región es la que va a necesitar el resto del mundo: alimentos, agua y energía”, y por esta razón llamó a “aceitar y profundizar los procesos de integración regional”. “Nuestro destino es el que nosotros diseñamos y proyectamos y no el que nos quieren imponer desde afuera”, dijo y sentenció: “El camino es la unidad, la integración que soñaron San Martín, Artigas, Belgrano, Moreno y Güemes.”
Para la mandataria, la rehabilitación de la interconexión ferroviaria internacional entre la Argentina y Uruguay es también un inequívoco signo del cambio de época que se vive en el país desde el 25 de mayo de 2003. Al respecto describió el desmantelamiento del que fue objeto el sistema ferroviario argentino, que se inició con el proyecto económico de la última dictadura cívico-militar y que encontró en la década de los ’90 su correlato más ajustado en democracia.
La comitiva argentina que acompañó a la presidenta en el acto estaba integrada, entre otros, por el ministro de Economía y compañero de fórmula de Cristina, Amado Boudou; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri; el canciller Héctor Timerman; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; el titular del AFSCA y candidato a vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto; el titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren; y el embajador argentino en Uruguay, Dante Dovena.

Fuente: Tiempo Argentino

Anuncios