infotabaco_150611 (59k image)
La Ley Nacional N° 24.044, conocida como Antitabaco se promulgó ayer. La norma, que la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad regula la venta y publicidad de cigarrillos en todo el país, y que prohíbe de forma total fumar en ambientes públicos y lugares de trabajo….

 

(GEI) – La presidenta Cristina Fernández de Kirchner promulgó ayer la Ley Antitabaco sancionada por el Congreso de la Nación, de este modo Argentina se sumó a los países que en el mundo luchan contra el tabaquismo. La jefa de Estado explicó que en la iniciativa “hay respeto, más allá de la cuestión de salud, que es la más importante. El respeto al otro, de no hacerlo fumar si no quiere. De respeto al prójimo”.

 

Durante un acto por la reglamentación de la iniciativa impulsada por el senador Daniel Filmus, el ministro de Salud, Juan Manzur, señaló que “hoy es un día de júbilo para la salud en la República Argentina. Con la sanción y promulgación de la Ley Nacional N° 24.044 de Control del Tabaco, los argentinos estamos ganando calidad de vida, pero lo que es más importante, estamos generando mejores condiciones para el desarrollo saludable de las futuras generaciones”.

 

Los puntos centrales de la norma
La ley establece que los ambientes de trabajo y de uso público serán 100% libres de humo de tabaco en todo el país. No podrá realizarse publicidad, promoción y patrocinio de los productos fabricados con tabaco. Los paquetes de cigarrillos deberán incluir advertencias sanitarias con imágenes y textos relacionados a los daños que produce el consumo de tabaco.

 

No se podrán utilizar términos engañosos como “suave” o “bajo en nicotina” y deberán divulgar la línea gratuita del Ministerio de Salud de la Nación para brindar ayuda a quienes desean dejar de fumar. No se podrán vender cigarrillos sueltos o a través de máquinas expendedoras, tampoco a menores de edad, entre otros puntos.

 

La problemática en números
En Argentina mueren, por día, alrededor de 110 personas por enfermedades relacionadas con el cigarrillo y se estima que en el país fuma más del 33% de la población de 18 a 64 años. En las embarazadas, durante la gestación, el tabaquismo puede producir abortos espontáneos, malformaciones congénitas, bajo peso del bebé al nacer, muerte súbita y síntomas de abstinencia en el bebé.

 

La nicotina, es absorbida por la leche materna, y se concentra allí casi tres veces más que en la sangre. El tabaquismo pasivo afecta a niños y adultos, ya que les puede provocar asma, bronquitis, menor desarrollo de los pulmones, otitis, trastornos de conducta y de aprendizaje.

Los riesgos que registra la persona que fuma son reversibles si deja de fumar, En especial a temprana edad. Las personas que dejan de fumar antes de los 30 años, igualan los años de sobrevida que tendrían si nunca hubieran fumado, y ganan más de 10 años de expectativa de vida.

Anuncios